Colprosumah slogan

Cuatro años de Porfirio Lobo y dos de Juan Orlando Hernández

 

Cuando revisamos lo que nos toca hacer a los docentes, a los padres de familia y al gobierno, concluimos que el Estado no está cumpliendo con su obligación de garantizar una educación pública gratuita universal y que la niñez y juventud reciba el pan del saber en condiciones agradables.

 

A finales del siglo pasado, la UNICEF, concluyó que los gobiernos faltan a la ética al no cumplir con sus obligaciones para con la niñez y juventud, y reclamó que este núcleo poblacional debe ser el primero en beneficiarse con los éxitos de la humanidad y los últimos en sufrir a causa de sus fracasos.

 

La manera en que un país protege y se ocupa de sus niños demuestra su grado de civilización y es la mejor prueba de su perfil humanitario y su compromiso con el futuro. Desgraciadamente, los niños y las niñas han sido los primeros en pagar el precio de las restricciones presupuestarias y de las políticas de ajuste estructural en los países atrasados o subdesarrollados como Honduras.

 

La corta visión de quienes nos gobiernan y las malas actuaciones de políticos corruptos y vende patria, ha conllevado al abandono de la juventud y niñez hondureña y como producto de esos desmanes vemos hoy en día una nación inmersa en la criminalidad y delincuencia.

 

Con tristeza y cólera observamos cómo se gasta el dinero en la compra de armas para, supuestamente, combatir la delincuencia, cómo se bota el dinero en el pago de un lujoso jet privado para que el Presidente viaje por el mundo haga gala y se burle de la miseria en la que vive el pueblo, pero a la par tenemos como resultado más muerte y desolación y tal parece que en este gobierno es cuando más delincuentes hay.

 

Nos referíamos a lo anterior porque en la práctica seguimos viendo a los padres de familia y docentes sostener la escuela pública, porque son quienes compran las pizarras, borradores, pagan los guardias de seguridad, el personal de aseo, compran pintura para pintar los centros educativos. ¿Ycómo lo hacen? muy simple, vendiendo yuca frita, haciendo enchiladas y rifas que ellos mismos terminan comprando.

 

 

En definitiva los maestros se siguen sacrificando porque disponen de su raquítico sueldo para cumplir con una responsabilidad que le compete al Estado.

 

En dos años del gobierno de Juan Orlando Hernández y 4 de Pepe Lobo solo se han entregado 70,000 pupitres de 850,000 que se necesitan, solo se han construido 2 colegios y tres escuelas, en 2 años no se ha contratado ni un tan solo maestro de inglés, en 2 años en el 80% de las escuelas y colegios no se ha resuelto el problema del agua y energía eléctrica, y para desgracia de este país, en 2 años han matado a 64,000 personas.

 

Mientras vemos como esas cifras negativas se siguen engrosando, para colmo de males en los últimos siete años, los maestros de Honduras no hemos recibido ni un centavo de incremento salarial. En resumen concluimos que la educación no le importó a Pepe Lobo y ahora no le importa a Juan Orlando, ni mucho menos al Partido Nacional.

 

Por los vientos que soplan seremos los docentes y los padres de familia quienes sostengamos la ESCUELA PÚBLICA.

 

¿Y la iglesia y la empresa privada?, ¡bien gracias!

 

Defendamos la escuela pública

 

Rescatemos el aula de clases

 

 

Porque nos asiste la razón, persistimos en la lucha.

 

JUNTA CENTRAL EJECUTIVA DEL COLPROSUMAH