Colprosumah slogan

EN LA EDUCACIÓN PÚBLICA, NO EXISTE LA EVALUACIÓN, NI LA CAPACITACIÓN

Educación Pública Educación Pública

Con la llegada de la nueva Ministra de Educación se construyó la expectativa de que se iban  a realizar profundos cambios en el Sistema Educativo Nacional. Esa sorpresa se ha ido disipando lentamente, cuando vemos  que la ministra de Educación en el tiempo que lleva fungiendo, no ha logrado construir una estrategia de coyuntura, y que lo único que se le ve son chispazos, que no indican que nos esté llevando a verdaderas y profundas reformas en el modelo educativo y fracasado actual.

 

Decimos que chispazos porque conociendo de la alta formación, experiencia y trayectoria de Rutilia Calderón, en 15 días estaría presentando un plan de emergencia, que aunque  de manera general resolvieran algunos de los problemas endémicos de la educación pública en Honduras.

 

Mas pareciera  que los equipos de trabajo que la rodean,  no le permiten lanzar una verdadera iniciativa, y que con algunas leves variaciones pareciera que Marlon Escoto sigue siendo el Ministro de Educación. Todos conocemos de las enormes dificultades que padecen  los niños, los jóvenes y los docentes en sus hogares y los centros educativos.  La infraestructura colapsada, la poca inversión en la educación  y la poca iniciativa del gobierno hacia resolver los problemas de  la educación pública.

 

Uno de los últimos chispazos de la ministra de Educación es que revisará el esquema  de evaluación precisamente por los bajos rendimientos que los niños y los jóvenes reflejan al acceder a un grado superior o ha un nivel superior,   nos preguntaríamos de quien es la culpa; de que los niños y los jóvenes estén siendo promovidos a un grado superior.

 

La capacitación y la evaluación son ambos factores indispensables para que los educandos reciban el mayor porcentaje de conocimiento. Creemos  o más bien estamos seguros de que no se puede hablar de educación, cuando en 12 años no ha habido una capacitación para los docentes hondureños.

 

Las políticas y procedimientos planeados dentro del ámbito del conocimiento, actitudes, comportamientos y habilidades para cumplir con sus labores, no están siendo estimulados ni mucho menos reconocida su necesidad. No se puede evaluar sin capacitar, y no se puede capacitar si no hay una evaluación sistemática que refleje las malas practicas y debilidades que existen en los docentes.

 

La evaluación es hoy quizás uno de los temas con mayor protagonismo del ámbito educativo y no porque se trate de un tema nuevo en lo absoluto  sino porque docentes,  padres de familia, alumnos y toda las sociedad en su conjunto,  existe  quizás una mayor conciencia de la evaluación de la necesidad de la evaluación  para alcanzar la calidad educativa.

 

Quizás uno de los factores más importantes que explican que la evaluación, ocupa actualmente  un lugar destacado es la comprensión por parte de los docentes,  es de Qué, Porqué  y Cuándo enseñar.

 

Al reflexionar sobre el modelo actual, nos damos cuenta que es un modelo que facilita  o que obliga  primero, a  que los alumnos aprueben su grado académico con una baja calificación  y que le ha reducido la disciplina y la capacidad por el estudio y segundo y quizás la peor es que se obliga  al  docente a  regalarle las calificaciones  a los niños y los jóvenes  y todo esto se traduce en el futuro  en ciudadanos mediocres.

 

Más de doce años llevamos denunciando  que a los docentes hondureños  no se les ha dado capacitación ni evaluación científica, y que lo bueno que se ha hecho es por iniciativa de los maestros.  Sino que lo que ha existido es una evaluación que persigue  a los docentes y desprestigia a la escuela pública.

 

En ningún momento se aprovecha la experiencia de los educadores hondureños para que esta sirva para construir verdaderos modelos de capacitación y de evaluación. Esperamos que la iniciativa lanzada  por la ministra Rutilia Calderón, sobre un nuevo esquema de evaluación sea paralelamente acompañada por un proceso de capacitación a los docentes. Además esperamos que Rutilia Calderón convoque a un diálogo  con los docentes y la sociedad en general, para poder construir un verdadero modelo educativo de nación.

 

Finalmente reconocemos y felicitamos de que la Universidad Pedagógica Francisco Morazán se incorpore a esta tarea de la capacitación y la evaluación, y que venga a proponer cambios que permitan lograr una evaluación con calidad.

 

Señora Ministra de educación Rutilia Calderón la sociedad todavía esta esperando que convoque aun diálogo,  para apoyarle en esos grandes cambios que suponemos esta pensando.

 

Defendamos la escuela pública

Rescatemos el aula de clases

Porque nos asiste la razón persistimos en la lucha.

JUNTA CENTRAL EJECUTIVA DEL COLPROSUMAH.